El tiempo en la ciudad

Turismo Religioso: Estancia Santa Catalina

En 1622 los jesuitas iniciaron la construcción de la estancia. Se trata del mayor conjunto arquitectónico edificado por la Compañía fuera de la ciudad de Córdoba. 

La “Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba” fueron nombrados por la UNESCO como patrimonio de la humanidad en el año 2000. Está compuesto por seis conjuntos: la Manzana Jesuítica en la ciudad de Córdoba y las Estancias de Caroya, Jesús María, Santa Catalina, Alta Gracia y La Candelaria.
El “Camino de las Estancias Jesuíticas”, es sin dudas, un itinerario turístico cultural que te permite conocer y entender las costumbres que marcaron y aún persisten en Córdoba.
La Estancia Santa Catalina, se destacó durante muchos años por la producción de ganado vacuno, ovino y mular; por la herrería, los telares y la carpintería. Asimismo logró notoriedad por ser  una de las obras arquitectónicas de la época que contaba con conductos de agua subterráneas.

En su interior, cuenta con una iglesia intacta con una fachada de dos torres. Conserva el diseño propio de los siglos XVII y XVIII. En un lateral hay un pequeño cementerio que imita la arquitectura europea de mediados de 1600. Luego se halla la residencia con sus tres patios, locales anexos y las huertas. A varios metros, separado de la vivienda principal se erige un noviciado y una ranchería.

La estancia cuenta con sus propios guías que te relataran su historia y las tradiciones de aquellos tiempos. Se puede visitar de martes a domingos de 10 a 13 hs y de 15 a 18 hs.

QUIERO IR!

Realmente es muy sencillo llegar. Desde la capital de Córdoba se puede ir por la RN 9, hasta Jesús María. Allí hay que tomar el camino que va a Ascochinga, a unos 7, 5 kilómetros se encuentra un desvío a mano derecha que conduce a Santa Catalina.

Si viajas a Córdoba, comprá aquí tu pasaje.

Crédito Imagen de Turismo Córdoba